Las Reformas del Gobierno: un nuevo guión para el clásico de Robert Zemeckis “Volver al Pasado”.

El Gobierno del Partido Popular nos intenta convencer que sus reformas nos llevan hacia adelante, hacia un futuro que se plantea de paz y prosperidad, según dicen. Pero la verdad es que es difícil ver cómo con reformas tan discordantes para la sociedad en su conjunto se puede llegar a un estado de equilibrio social.

La reforma por definición es un cambio de situación en un orden, régimen u objeto, con lo que se pretende unas transformaciones aceleradas de determinados procesos sociales, políticos, económicos o de cualquier orden de cosas. Y eso es la que la distingue de una evolución normal que implica una transformación continua, constante, en cierta medida, pero sin un punto de inflexión que acelere el cambio. Por tanto la reforma es entendida como un cambio de velocidad hacia adelante, hacia la evolución de las sociedades.

Pero cuando tenemos un Gobierno que denomina “reformas” a medidas que merman los derechos de los ciudadanos como vemos en el caso de la salud, el trabajo, o en la Ley del aborto, la Ley de educación, o cuando la reforma judicial significa perder la igualdad en el acceso a  la justicia por parte de los ciudadanos, o cuando la iglesia católica mete sus sotanas en las aulas como en la época de Franco, no podemos hablar de un favorable impulso hacia adelante, sino que más bien de un giro en 180º hacia atrás: A esto se le llama por tanto un contra reforma. Las ha habido en la historia de la humanidad con bastante frecuencia, basta echarle un vistazo a las dictaduras latinoamericanas de los 70 y 80’, o a los gobiernos populistas en esta misma región, o a los gobiernos con fuerte componente religioso en países de oriente, y los resultados siempre son nefastos para las sociedades que las sufren.

Pero pese al empecinamiento que tienen algunos por llevarnos hacia atrás la inexorabilidad del tiempo, tarde o temprano, provoca el impulso natural de ir hacia adelante, y los gobernantes se ven superados por una marea que son las sociedades, que terminan por tumbar sus reaccionarios y melancólicos intentos por llevarnos al pasado, y esto se consigue con sociedades convencidas de avanzar, con personas que se oponen al retroceso de derechos trabajosamente conquistados con sudor y sangre, y con la fuerte convicción que el futuro, ese lugar hipotético en el tiempo, es mejor porque existirá una mayor justicia social, y personas que vivan en armonía y en respeto con los derechos fundamentales del ser humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: