Reforma de las pensiones, otro gol del Gobierno a los pensionistas.

Fátima Báñez ha presentado su Reforma de las Pensiones y ha aseverado: “Con esta reforma las pensiones nunca bajarán ni se congelarán”, y posteriormente ha explicado que las pensiones ya no se indexarán al IPC. Esto en cristiano significa que no se ajustaran a la inflación. Hasta ahora las pensiones se ajustaban anualmente a las subidas de la inflación, lo que no es mucho, pero permite que no se pierda el poder adquisitivo, cuya pérdida quizás no se siente en el bolsillo de un año para otro, pero si a lo largo del tiempo.

En países desarrollados como España y el resto de Europa la inflación rara vez supera el 5% anual, incluso cualquier inflación de una sóla cifra es considerada normal. Actualmente en España la inflación es de un 1,77%  Es decir este año cada jubilado recibe su pensión más un reajuste de un 1,77% anual.

Esta medida la Ministra la ha suprimido y la ha reemplazado por un llamado “suelo mínimo” que establece una revalorización anual de en un 0,25% mínimo, ligándola al Presupuesto Fiscal. Esto significa que si hay superávit presupuestario (el que ya sabemos que no habrá en varios años por la gigantesca deuda pública) se revalorizarán mas, y si hay déficit presupuestario, se revalorizarán menos, pero en ningún caso inferior al suelo establecido de 0,25% anual.

Dónde está la falacia de Báñez. Si la inflación es superior a un 0,25% anual el poder adquisitivo real de los jubilados baja. No es una bajada nominal, es una bajada real. El jubilado seguirá recibiendo los mismo 650€, por ejemplo, pero si la inflación es como en el presente año de un 1,77%,  el poder adquisitivo de esos 650€ disminuirá un 1,77%, menos el suelo de revalorización mínima de 0,25%, es decir en términos reales se devaluará en un 1,52% (el resultado de 1,77 – 0,25). Las mismas pensiones que en el modelo actual, y suprimido hoy por el Gobierno, no se devaluaban perderán anualmente entre un 1,50% y un 2% de poder adquisitivo real.

Por tanto, señora Báñez, las pensiones con su reforma sí se congelarán y sí bajarán en términos reales.

Otro gol del Gobierno a los pensionistas, que no contento con mentirles durante la campaña electoral a diestra y siniestra, vuelve a hacer lo que decía que no haría. Tocar las pensiones.

Incluso los pensionistas que siguieron los consejos de esta misma ministra de encomendarse a la Virgen del Roció, les sirvió de nada.

¡Dimita por favor, Señora!

Me refiero a la Ministra no a la Virgen… ¿o quizás a las dos?

Anuncios